El entrelazamiento cuántico puede ser una medida del libre albedrío